fbpx

PROBIÓTICOS Y SISTEMAINMUNE

PROBIÓTICOS Y SISTEMA INMUNE

Los probióticos han ganado popularidad y relevancia con el paso de los recientes años. La microbiota intestinal es un tema apasionante que nos falta mucho por saber pero que, sin duda, sabemos que tiene un papel fundamental para múltiples funciones de nuestra salud.

Debido a la situación actual la demanda de soluciones para mejorar nuestro sistema inmune a aumentado considerablemente. Esto es algo importante ya que uno de los aprendizajes que podemos hacer sobre esta pandemia es la importancia de nuestro sistema inmune y aprender a cuidarlo cada día. He hablado muchísimas veces de que los 4 pilares para un buen sistema inmune son: nutrición, entrenamiento, descanso y vitamina D. Así que estos son de fundamental importancia.

Los probióticos son microorganismos vivos que confieren un beneficio a la salud del huésped cuando se los administra en cantidades adecuadas. Los probióticos han sido estudiados en multitud de patologías y condiciones entre ellas, han demostrado tener efectos positivos para nuestro sistema inmune en múltiples investigaciones.

Los probióticos afectan al ecosistema intestinal estimulando los mecanismos inmunitarios de la mucosa y estimulando los mecanismos no inmunitarios a través de antagonismo y competencia con patógenos potenciales. Se piensa que estos fenómenos median la mayoría de los efectos beneficiosos, incluyendo la reducción de la incidencia y severidad de la diarrea, uno de los usos más ampliamente reconocidos de los probióticos. ¿Cuáles son los efectos de los probióticos en la inmunidad de forma detallada? Vamos a ello:

  • Potencian el sistema inmune innato:
    • Aumentando la capacidad fagocítica de los leucocitos presentes en la sangre periférica, es decir, aumentan la capacidad de ingerir partículas sólidas como pueden ser microoganismos)
    • Incremento de la expresión de determinados receptores celulares involucrados en la fagocitosis (CR1, CR3, FccRI and FcaR)
    • Aumenta el porcentaje de células Natural Killer (células citotóxicas involucradas en la eliminación de patógenos) en sangre periférica.
  • Potencian el sistema inmune adquirido:
    • Aumentando las inmunoglobulinas IgG, IgA e IgM
  • Potencian la inmunidad local:
    • Aumentan la capacidad de la barrera intestinal para defenderse de distintos microorganismos.
    • Aumentando la actividad de determinadas citoquinas.

Ahora que ya hemos entendido de forma teórica la relación entre probióticos y sistema inmune vamos a la información práctica. En la revisión sistemática de Cochrane (una de las entidades de más prestigio y referencia en las revisiones sistemáticas) muestra que los probióticos son mejores que el placebo para reducir el número de infecciones del tracto aéreo superior (por tanto, prevención de resfriados), la reducción de la duración del resfriado y se reducía también el uso de antibióticos. Todo esto con efectos secundarios mínimos (el más reportado algunas molestias gastrointestinales).

Número de resfriados comparando personas que toman probióticos con persones que toman placebo.

Duración de los resfriados comparando personas que toman probióticos con persones que toman placebo

Como siempre os comento, hay que ser precavidos con la interpretación de los resultados. Algunas limitaciones de estos estudios son las siguientes:

  • Número de pacientes “bajos”.
  • Los distintos estudios utilizan distintas cepas bacteriana y por tanto, el grado de comparabilidad entre estudios es bajo.
  • Algunos estudios combinan distintas cepas bacterianas haciendo que sea imposible pensar cuál es la cepa que nos produce resultados.Por tanto, la calidad de la investigación es baja (de momento) pero eso no significa que no lo debamos tener en cuenta ya que, como vemos, hay mecanismos fisiológicos que explican el papel de los probióticos en el sistema inmune y también la clave, estará en seleccionar las cepas con evidencia científica detrás. Y esto es lo que os quería comentar.En el caso de la prevención de infecciones del tracto respiratorio aéreo superior dos cepas bacterianas me parecen especialmente interesantes: Lactobacillus plantarum —CECT 7315 y 7316. Estas dos cepas las encontramos estudiadas en varios estudios y a, aunque la población sea pacientes mayores, son dos de las cepas con mayor evidencia de su efecto positivo en el sistema inmune.

    De hecho, los resultados de este estudio fueron que, tras el tratamiento, la dosis alta de probiótico indujo aumentos significativos en los porcentajes de células potencialmente T- supresoras (CD8+CD25+) y NK (CD56+CD16+) activadas, en tanto que la dosis baja aumento los linfocitos T-colaboradores activados (CD4+CD25+), los linfocitos B (CD19+), y las células presentadoras de antígeno (HLA-DR+). Asimismo, la concentración plasmática de TGF-β1 disminuyó tras el tratamiento con ambas dosis de probiótico. La mayor parte de estos cambios se mantuvieron 12 semanas después de suspender el tratamiento.

    La incidencia de infecciones durante el tratamiento mostró una tendencia significativa a ser menor con la dosis alta de probiótico, mientras que se observó una tendencia significativa a que la mortalidad fuera mayor en el grupo placebo vs. ambos grupos tratados con probiótico.

    Por eso me gusta el producto destinado a la mejora del sistema inmune de Lactoflora ® que tiene estas dos cepas a concentraciones efectivas demostradas por los estudios y aprobadas tanto por la EFSA como FDA que dan sus siglas QPS y GRAS a las cepas que han demostrado ser seguras e inocuas para la salud humana, como son las cepas de los productos Lactoflora®.

    El laboratorio STADA utiliza estos probióticos porque justamente están avalados por estudios clínicos que tienen evidencias científicas de que funcionan realmente y han demostrado ser seguras para la salud humana.

    Conclusiones:

  • Los probióticos puede tener importancia en distintos aspectos de nuestra salud: uno de ellos la inmunidad.

  • Los probióticos mejoran nuestra respuesta inmune innata, adaptativa y la inmunidad local.

  • Podría ayudarnos a prevenir resfriados y a acortar la duración de los síntomas.

  • Menor consumo de antibióticos.

  • Hay ciertas limitaciones en la evidencia científica sobre los probióticos que debemos conocer y que seguro que en el futro conocemos más.

  • Los productos de Lactoflora® con cepas de Lactobacillus Plantarum han demostrado su efectividad en la prevención de resfriados en determinadas poblaciones.

  • Los productos de Lactoflora® están avalados por la EFSA.

    Bibliografía

  • Guía Práctica de la Organización Mundial de Gastroenterología: Probióticos y prebióticos
  • Hao Q, Dong BR, Wu T. Probiotics for preventing acute upper respiratory tract infections. Cochrane Database of Systematic Reviews 2015
  • Frei R, Akdis M, O’Mahony L. Prebiotics, probiotics, synbiotics, and the immune system: experimental data and clinical evidence. Curr Opin Gastroenterol. (2015)
  • J. Mañé. Et al. A mixture of Lactobacillus plantarum CECT 7315 and CECT 7316 enhances systemic immunity in elderly subjects. A dose-response, double-blind, placebo-controlled, randomized pilot trial. Nutr Hosp. 2011;26(1):228-235
  • Van Puyenbroeck K, et al. Efficacy of daily intake of Lactobacillus casei Shirota on respiratory symptoms and influenza vaccination immune response: a randomized, double-blind, placebo-controlled trial in healthy elderly nursing home residents. Am J Clin Nutr. (2012)
  • Bunout D, et al. Effects of prebiotics on the immune response to vaccination in the elderly. JPEN J Parenter Enteral Nutr. (2002)
  • Liberati A, et al. The PRISMA statement for reporting systematic reviews and meta- analyses of studies that evaluate healthcare interventions: explanation and elaboration. BMJ. (2009)
  • Kotani Y, et al. Oral intake of Lactobacillus pentosus strain b240 accelerates salivary immunoglobulin A secretion in the elderly: A randomized, placebo-controlled, double- blind trial. Immun Ageing. (2010)
  • Oelschlaeger TA. Mechanisms of probiotic actions – A review. Int J Med Microbiol. (2010)
  • Strasser B, et al. Probiotic Supplements Beneficially Affect Tryptophan-Kynurenine Metabolism and Reduce the Incidence of Upper Respiratory Tract Infections in Trained Athletes: A Randomized, Double-Blinded, Placebo-Controlled Trial. Nutrients. (2016)
  • Hao Q, Dong BR, Wu T. Probiotics for preventing acute upper respiratory tract infections. Cochrane Database Syst Rev. (2015)
  • Rerksuppaphol S, Rerksuppaphol L. Randomized controlled trial of probiotics to reduce common cold in schoolchildren. Pediatr Int. (2012)

Deja un comentario