fbpx

Cloroquina y coronavirus

El COVID-19, abreviación del inglés de Coronavirus disease 2019, es una enfermedad infecciosa causada por el causada por el virus SARS-CoV-2, de posible origen zoonótico, que rápidamente se ha extendido alrededor del mundo estos últimos meses.

Después de estos días de histeria colectiva generalizada por la epidemia, era inminente el descubrimiento de posibles fármacos que traten la enfermedad, y efectivamente las primeras propuestas de tratamiento están llegando a los medios de comunicación.

La realidad es que por el momento aún se están investigando posibles vacunas y distintos tratamientos farmacológicos específicos, mediante ensayos clínicos muy controlados tras los cuales se encuentra la Organización Mundial de la Salud en colaboración con la GloPID-R (Global Research Collaboration for Infectious Disease Preparedness).

Uno de los fármacos de los que más se oye hablar es la cloroquina, una aminoquinolina que se utiliza actualmente como antipalúdico, es decir, en la prevención y tratamiento de la malaria, así como en algunas enfermedades autoinmunitarias como el lupus eritematoso sistémico o la artritis reumatoide. Este fármaco ya se barajó como posible tratamiento para el SARS-CoV-1 en 2005.

Actualmente su mecanismo de acción no se conoce al completo, aunque parece estar ligado a la elevación del pH intracitoplasmático, lo cual altera el la unión de las cadenas a y ß del MHC de clase II y, por tanto, disminuye el estímulo autoinmune de las células CD4 positivas.

La importancia de éste fármaco en referencia al coronavirus recae en recientes estudios in vitro, que mostrarían que la cloroquina podría bloquear la capacidad infecciosa del SARS-CoV-2 a concentraciones micromolares bajas. Por otra parte, un estudio clínico realizado en diez hospitales en China este febrero, concluiría en que éste antipalúdico de síntesis puede reducir los efectos de la neumonía asociada al coronavirus, puesto que se observó que mejoraría el resultado de las tomografías torácicas y podría acortar el curso de esta enfermedad.

Es de vital importancia recalcar que aún no existe ningún fármaco autorizado para el tratamiento del COVID-19, por lo que se desaconseja firmemente la adquisición en farmacias de la cloroquina (cuyo nombre comercial en España es Dolquine), así como de cualquier otro fármaco mencionado en medios de comunicación como posible tratamiento para el coronavirus. Esto es, además de ilegal, pues no se puede dispensar ningún medicamento que requiera receta médica sin presentarla, una gran irresponsabilidad cuya consecuencia podría ser el desabastecimiento de este fármaco, como ya está pasando con las mascarillas.

La imposibilidad de conseguir el medicamento, podría llegar a causar problemas de accesibilidad para las personas que necesiten recibir un tratamiento con cloroquina, ya sea por padecer lupus o cualquiera de las patologías para las cuales el fármaco sí que está indicado, o bien de cara a un futuro en el que se pueda requerir el medicamento para el tratamiento del coronavirus.

Gao, Jianjun; Tian, Zhenxue; Yang, Xu (2020). Breakthrough: Chloroquine phosphate has shown apparent efficacy in treatment of COVID-19 associated pneumonia in clinical studies. BioScience Trends.

Wang M; Cao R; Zhang L; Yang X; Liu J; Xu M; Shi Z; Hu Z; Zhong W; Xiao G. (2020). Remdesivir and chloroquine effectively inhibit the recently emerged novel coronavirus (2019-nCoV) in vitro. Cell Res.

Vincent, M.J.; Bergeron, E.; Benjannet, S. et al. (2005). Chloroquine is a potent inhibitor of SARS coronavirus infection and spread. Virol J 2.

https://www.jstage.jst.go.jp/article/bst/advpub/0/advpub_2020.01047/_pdf/-char/en https://www.who.int/es/news-room/detail/12-02-2020-world-experts-and-funders- set-priorities-for-covid-19-research

https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/hcp/index.html https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/technical- guidance

____

Buenas! Mi nombre es Irina (@pmirina en Instagram), soy estudiante de farmacia en la Universidad de Barcelona. Me apasiona la salud, el entrenamiento con pesas y la dermocosmética (y las croquetas, y anacardos). ¡Espero que te haya gustado mi artículo!

Deja un comentario